18.3.09

Mañana será otro día

.
Hoy no voy
a preocuparme
por ninguno de los
problemas que no
pueda resolver.

Mañana,
Dios mediante,
si mi estupidez
me lo permite,
empezaré a llorar.

María Rosa León
.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Lindo sería poder hacer un ramillete con nuestras lágrimas y depositarlas en el altar de los problemas.
Boris Gold