7.2.09

Los espejos

.
Curiosa Aldea en la que vivimos.
A la distancia.
Con los ANDES de por medio.
Te tengo atrapado en mi lámpara de Aladino
Y escucho en mis solitarios momentos
tus tiempos de ermitaño.
Entre mi fragilidad de sirena y tu firmeza de pirata en aguas extrañas,
te tengo aprisionado en ese mundo que creamos entre ambos.
Cada cual a su modo.
Con planos de doble fantasía
bruñidos de gemela realidad.
Aquel día en que los prejuicios no importaron,
también estuve yo,
a pesar de ti mismo.
Tu ser y mi ser circunstanciales
se toman de las manos
vivificando los recuerdos.
Es así como se comunican los Aleph.
Está escrito en el acta de nacimiento de
Todos los Aleph.

Alba Bascou
.

No hay comentarios: