1.2.09

La casa

.
Escalera caracol
caracoleando escondidas y
toboganes de mármol
elegante
junto al ascensor
de comienzos de siglo

Hacia la terraza
la sala,
las habitaciones amplias.
Y esos patios embaldosados de personajes
repetidos.
Imaginarlos jugando
a la rayuela.

Bajando, la fuente de verano,
el chorro del monstruo verde
soportando el calor
en tiempo de carnaval.

¿Qué osadía imaginó todo?

Bisabuela ovalada
frente a la estatuilla Luis XV
y el living pleno de azul prohibido
mullido
íntimo
Y los cupidos de bronce recibiéndome a cada tanto.
Y el pino de Navidad.

Bisabuelo, rondaste por las salas,
con porte refinado,
que animaste
con el espíritu aventurero de tus bigotes italianos.


María Silvia Pérsico
.

1 comentario:

Maria Sanguesa dijo...

Misterioso poema, envuelto en una hermosa y decadente atmósfera casi decimonónica. Es una visita al pasado delicada y sugerente. Saludos: María.