10.2.09

En la eternidad

.
El mar flota sin sueños
navega con el soplido errante
de un vagabundo dormido.

En el umbral inabarcable
de la belleza
aparece la virginidad de tu piel:

nace el manejo del tacto.

Sobre tus caderas de mármol
cincelan orfebres poseídos
trabajando sin descanso.

Juan Pomponio
.

1 comentario:

Juan Pomponio dijo...

Gracias por la publicación mi querido amigo Luis. Todo suma para seguir el camino de la poesía.

Saludos del sol

Juan Pomponio