14.1.09

Tu exilio

.
Te alejaste en un tiempo
inmemorial.
Eligiendo al hacerlo silencio.
Nada te ató a mí.
Ni las lágrimas feroces derramadas.
Ni los gritos de la incomprensión.
Sereno, echaste vuelo rápido.
No volviste la mirada atrás.
No escuchaste mis palabras en susurros
Y el reloj, ignorando los segundos
siguió su paso por este mundo.
Arrasando en el mar de la nostalgia
los secretos aun no dichos.
Mi mirada, no siguió el horizonte.
Mis manos, no pudieron aferrarte.
Tu mirada la contemplo en esta foto
y tu nombre lo reflejo a cada instante.
Te alejaste en un tiempo
inmemorial.
La criatura que fui reposa,
soñolienta,
creyendo que sueño con tus besos.
Y, sin embargo, este dolor del alma
me dice que te fuiste para siempre.
Tu exilio es un dolor tan grande
que juntó mis lágrimas
en una estrella.
Y subida a la pendiente de una siesta
te arrojo mil besos a tu morada.
Te fuiste de mi lado sin saberlo,
Papá, espero, algún día, el Encuentro.

Mirta Serrano
.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿No sserà demasiado, Alejandro?
Muy bueno y original!!!
Felicitaciones y un abrazo
Marìa Rosa Leòn

Anónimo dijo...

Te dejé tu comentario en el espacio del texto anterior.
Mil disculpas por el despiste y muchos cariños.
María Rosa León