9.1.09

Nostalgia

.
Perdida en una nube de nostalgia,
evocando los días del ayer,
repito como una grabadora
lo que almacenó mi mente en un cassette.

Todo lo que ocurrió en esos años:
la edad feliz de la niñez,
la dulce adolescencia, el tiempo lindo,
con esperanzas en cada amanecer.

Vivir era tan fácil todavía,
sobre todo siendo una mujer.
La protección de mi padre y mis hermanos,
y del ángel tutelar que me dio el ser.

Después llegó la hora de los niños.
La alegría de ayudarlos a crecer.
La mesa se agrandaba los domingos,
y para Navidad reunirse era un placer...

Pero la dicha se rompió muy pronto,
como en el agua un barco de papel.
Todo lo que se nos brinda es prestado,
y tarde o temprano lo debemos devolver.

Mi vida es un camino ya muy largo,
y desde el recuerdo, veo aparecer
a todos los seres tan queridos,
que se fueron y mi amor hace volver.

Leonor Fumarola

Ecos del Ayer. Ediciones AqL. 2007.
.

No hay comentarios: