14.1.09

Las manos de mi padre

.
Manos viriles
formidables manos
curtidas manos
de mil veranos de mil inviernos
manos de trabajo
rugosas
gesticulan
sonríen
lloran
protestan
Imprecan
manos que hablan
de persecución de lucha de guerra
campo de concentración
tus manos antaño sufrieron
desarraigo muerte
sufridas manos
que la libertad descubrieron.
el amor no olvidaron
el lenguaje
las caricias
la fe
la sonrisa
no saben de golpes castigos tus manos
sólo sacrificio
ágiles manos
inteligentes dominan la ternura
tus manos... tus manos…
dedos largos delicados
adoro tus manos papá
tus manos son el balance
de una vida plena

Alejandra Arqués Arranz
.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy bello y enternecedor tu poema, Nèstor, con reminiscencias de las historias que poblaron nuestra adolescencia.
Felicitaciones y un fuerte abrazo