26.1.09

Ella, Geneviève

.
.................
Yo supe siempre que era muy independiente y sobre todo, ya al nacer, nuestra relación se manifestó inevitable y controvertida.
.................Es que nacimos juntas, envueltas en tres vueltas de cordón, medio ahogadas, y si yo quedé toda negra y sin aliento, ella se vio constreñida también, de otras formas claro, pero constreñida y sufriente sin duda.
.................Dicen que finalmente yo grité y lloré. Ella no. Sólo se retorció en dolorosos espasmos, sólo expulsó de sí, violentamente, todo cuanto la rodeaba.
.................Hoy por hoy, no andamos tan mal, eso sí, sigue con su pertinaz y hasta provocativa independencia. Por ejemplo, dobla siempre las esquinas antes que yo. En las fotos, está notoriamente en primer lugar, pletórica y resplandeciente.
.................Cuando planifico actividades agradables, relajantes, Geneviève se altera invariablemente. Practicante decidida de la ley de Murphy, arruina o por lo menos empaña, toda posibilidad de día perfecto, toda organización al detalle.
.................Y sin embargo, nos queremos y seguimos siendo inseparables. Ella no puede estar sin mi no yo sin ella.
.................Y como digo lo malo de su influencia en mi vida, debo decir lo bueno. Y hay mucho para agradecerle a Geneviève, para destacar de su personalidad y creo que se puede resumir muy bien en su capacidad de amor, de dación, en mi beneficio y en el de los demás.
.................Geneviève, cálido nido, ha albergado a mis hijos, me ha ayudado a criarlos, los ha alimentado y protegido meses enteros y finalmente los ha soltado –y cuánto cuesta esto, cuanto duele– y se ha retraído de sus vidas como debí hacerlo yo más adelante. Puedo disculparle que me afee ante los hombres cuando me ha brindado su carne y su sangre, ha luchado conmigo minuto a minuto, en tantas cosas fundamentales de la vida.
.................Geneviève es, como ya habrán comprendido, mucho más que una amiga, ella es parte de mí, es mi panza.

Graciela Zolezzi Faure
.

1 comentario:

Analía dijo...

Me gustó el cuento, Graciela, un buen final, original.
Gracias Luis por compartir este texto.
Un cariño
Analia