9.1.09

Elegante Dama Negra

.
El momento en que llegue
el final de mis días.
La estaré esperando
muy plácida y tranquila.

Prepararé la cena
y cenaremos dos
en la mesa de gala;
la Muerte y Yo.

Y cuando suene el Gong,
la última campanada;
recordaré lo bello
de todo mi existir.

Platicaré con ella
Elegante Dama Negra.
Le contaré mi vida,
los días de Esplendor.

Ella es inexorable;
yo creo ser única.
Ella sádicamente
me inyectará dolor.

Le haré mil sonrisas,
se quedará perpleja.
Ella roba mi vida.
Yo robo su esplendor.

Y cuando la desnude
de su negro atavío,
Ella perderá todo
su imponente fulgor.

Entonces mis hermanos
mirarán hacia el Cielo,
verán que no me llevan,
que me quise ir Yo.

Leticia Walkyria Pérez de la Riestra.

Esencias. Ediciones AqL.
.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si bien es cierto que la muerte tiene la última palabra, eso no quita que podamos hacerle un buen corte de mangas...muy bueno.
Boris Gold

Anónimo dijo...

Una visiòn muy positiva y espertanzado de esa visita tan temida, Leticia.
Felicitaciones y un abrazo
Marìa Rosa Leòn