14.1.09

Desierto

.
Tan colmada
que no me caben otros sentimientos.
Tal es la sed de él
que otra sed
no me puede arrasar
en mi desierto.
El.
Sólo su nombre.
Lo trazo en las dunas
agobiadas por el paso
del perdido
que busca orientación en las estrellas.
Escudriño sus rastros improbables
en estas latitudes desoladas.
Aquí deambulo, sola.
En alguna pendiente
me ha soltado la mano.
Desde entonces me asomé a las orillas
de oasis engañosos.
Necesitaba creer que allí estaría,
se hizo vapor y ya no estuvo.
Quise escucharlo
y se aquietó el susurro en las palmeras.
Quise tocarlo
y me quemó la arena.
Amor mío, quise llamarlo.
Se ahogó mi voz entre las dunas,
pero rehusa apagarse.
Mi llanto empapa
la espesura de la Nada.
No sé si será capaz de fecundar
..................................tanto silencio

Nisa Forti
.

No hay comentarios: