14.1.09

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hermoso y justo tributo al hermano poeta que siempre llevò un niño en la mirada.
Felicitaciones, David y un fuerte abrazo.
Marìa Rosa Leòn